Fondo

lunes, 22 de mayo de 2017

Castellfollit de la Roca



Castellfollit de la Roca es un municipio de la comarca de La Garrotxa, y se trata de uno de los pueblos más pequeños de Cataluña, y una población cercana a los 1000 habitantes. La
población forma parte del Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa.
El casco antiguo de la localidad, de origen medieval, está formado por plazas y calles
estrechas y umbrías. En el extremo del precipicio se encuentra la plaza-mirador Josep
Pla, con una impresionante panorámica. La iglesia de Sant Salvador, del siglo XIII; el campanario de Sant Roc, y, sobre todo, el entorno natural del pueblo son sus bellezas
más destacadas. También es muy recomendable hacer una excursión hasta el Santuario del Cós. La imagen que nos ofrece Castellfollit de la Roca es espectacular ya que el 
pueblo se encuentra situado a 296 metros de altitud sobre un acantilado basáltico (la cinglera de Castellfollit) de 50 metros de altura formado gracias a la acción erosiva de los ríos
Fluvià y Toronell sobre los restos volcánicos de hace miles de años. Desde la carretera, justo antes de llegar, podemos contemplar una fantástica panorámica de los acantilados y la
población, no es extraño encontrar imágenes y pinturas de la villa en todo Cataluña y el extranjero.En el interior de la villa encontramos el casco antiguo, de visita obligada para ver
sus calles estrechas de origen medieval construidas en su mayor parte por rocas volcánicas. También es recomendable visitar el extremo del acantilado, donde se encuentra la
Plaza Josep Pla, un fantástico mirador desde donde contemplar el valle de los dos ríos. Otra opción para contemplar el horizonte es subir al
campanario de la iglesia de San Salvador
situada delante de la plaza, se trata de un edificio renacentista del siglo XIII y de planta
cuadrada que fue destruido durante la Guerra Civil y que hoy en día es un centro
cultural. 
Un poco más lejos del casco antiguo
encontramos el campanario dedicado a San Roque con un reloj del año 1925 que fue construido por un monarca de La Garrotzacomo muestra de gratitud por el apoyo que le dio el pueblo para llegar a ser diputado de las Cortes. Como curiosidad comentar que fue en Castellfollit de la Roca donde el pintor
Josep Berga y Boix comenzó su trayectoria
artística a finales del siglo XIV. Muchas de sus obras fueron destruidas cuando se quemó la iglesia durante la Guerra Civil.


Imágenes bajadas de la red, por favor, si los autores no desean que estén en este blog, ruego me lo hagan saber y serán retiradas al momento.





martes, 9 de mayo de 2017

Paseando por Petra y Amán

¡¡Queridos amigos!! Hace dos años realicé un viaje a Jordania y he querido hacer un pequeño y sencillo montaje de mis fotos que, aunque no son muy buenas, espero os guste. Un abrazo para todos.... 



video





martes, 25 de abril de 2017

Os de Civís

Os de Civís, también llamado Aós de Civís (antiguamente Hueso de Urgell), es una
entidad municipal descentralizada de las Valls de Valira, en el Alt Urgell, al tiempo es el
núcleo más habitado del municipio. El pueblo conserva las casas medievales y, actualmente, se han construido muchas segundas residencias.
Os de Civís está situado en el valle de Aós, que es parte de la coma de Setúria, formada por la cuenca del río de Aós, tributario de la Valira. Geográficamente el valle de Aós está en la
vertiente andorrana, pero administrativamente siempre ha sido parte de Cataluña y sus límites no han sido disputados. Sólo se puede acceder a Os de Civís por carretera desde Sant
Julià de Lòria (Andorra). La comunicación directa con el resto del municipio, que se encuentra en la vertiente catalán de la Valira, es bastante dificultosa. Es a través del cuello de
Conflent, de 2.150 m. de altitud; es lo que se conoce como un periclavament.
La entrada al pueblo se hace por una calle bastante ancha con comercios a ambos lados,
llenos de artículos turísticos y hostales. Las casas son hechas con piedra y tejados de pizarra. Desde el pueblo, y por un camino
empedrado y empinado, llegaremos a la iglesia románica de San Pedro y Santa Margarita, que antiguamente había un castillo.
Pertenecía al vizcondado de Castellbò. En los años 80, al verse incomunicados a raíz de las fuertes riadas de 1982, sin teléfono, los vecinos
del pueblo constituyeron la Asociación de Amigos de Aós de Civís, de la que una parte son barceloneses amantes del pueblo y de su
entorno. Esto ha permitido la restauración de muchas casas del pueblo, al tiempo que ha servido también para conseguir alguna
subvención para restaurar la iglesia románica
de Aós, consagrada a San Pedro, que se encontraba en un estado ruinoso años atrás.

La iglesia de Os, dedicada a San Pedro, es de
un románico sencillo, preside desde arriba de
la colina todo el pueblo, que se extiende como una avalancha hacia los pies de la colina.
Tenía un mural pintado al fresco, de origen gótico, actualmente en el Museo Diocesano de Urgell. Es el conjunto pictórico de La Santa Cena, de 188 x 263 cm., Donde predominan los tonos grisáceos.
Esta muestra, aunque ha perdido una buena parte de su policromía, es interesante por su composición y armonía, y por el conjunto de vasijas de la época que le dan un encanto especial.
Gracias a la Asociación de Amigos de Aós de Civís y
a las subvenciones de la Generalidad de
Cataluña, la iglesia vio restaurada su porche, a la vez que se consolidó el edificio.

Todas las fotos son bajadas de la red, si los autores no desean que estén aquí, ruego me lo hagan saber, y serán retiradas al momento.




lunes, 10 de abril de 2017

Mora de Rubielos

Mora de Rubielos es una localidad y municipio español de la provincia de Teruel, en Aragón (España). Capital de la comarca de Gúdar-Javalambre.
La villa de Mora de Rubielos se halla situada en la región del Alto Mijares turolense, a orillas del río Fuen Lozana y al pie de la Sierra de Gúdar. En Mora de Rubielos se localizan dos importantes yacimientos arqueológicos. El
primero de ellos, «La Hoya Quemada», corresponde a un poblado del Bronce Medio ubicado en la cuenca alta del río Mijares, próximo al actual pueblo. Se han descubierto parte de cinco grandes estancias de planta
rectangular, todas ellas con un banco adosado realizado con arcilla y piedra. Los muros son de mampostería de piedra y manteado de arcilla mezclada con paja. El enlucido de barro y el posterior encalado de las superficies, se
observa tanto en paredes como en algunas partes de suelo. La cerámica asociada a este yacimiento corresponde a cuencos de paredes abiertas, vasijas carenadas con asas en cinta o con pezones y vasijas globulares de mediano y
gran tamaño. Corresponde a un hábitat del Bronce Medio cuya cronología se estima en torno al año 1500 a.C. 

En el segundo yacimiento, «La Cueva del Coscojar», se ha encontrado material lítico que
pertenece culturalmente al Neolítico, restos muy alterados de enterramientos humanos del Eneolítico y cerámica del Bronce Medio. Destaca la presencia de cerámica ibérica. Por otra parte, las características de esta cueva
hicieron que fuera utilizada como refugio durante la Guerra Civil.
Durante la Edad Media, el territorio de Mora fue reconquistado por las tropas de Alfonso II el Casto, siendo hasta la toma de Rubielos en 1204 la posición más avanzada de las fuerzas
cristianas frente a los musulmanes del Reino de Valencia. Posteriormente, fue objeto de sucesivas donaciones y ventas; en 1198 Pedro Ladrón recibió la villa y el castillo de manos de
Pedro II, pero su sucesor Jaime I la incluyó en la baronía de Jérica, donándola a su hijo natural Don Jaime.

Mora fue ocupada por las tropas castellanas en la Guerra de los dos Pedros pero volvió a
manos aragonesas en 1364, recibiendo un privilegio de Pedro IV por el que se comprometía a no separarla de la corona. Tal privilegio no fue tenido en cuenta, siendo la villa y castillo vendidos al vizconde de
Cardona, Don Hugo, quien, a su vez, los vendió a Don Blasco Fernández de Heredia en 1367. Finalmente, el linaje de los Fernández de Heredia se instaló en la población y un amplio
territorio bajo la fórmula de Señorío, fundado
por el Gran Maestre de la Orden de San Juan del Hospital de Jerusalén Juan Fernández de Heredia. En esta localidad estuvo instalada una aduana para la recaudación de impuestos sobre el comercio con Valencia.

A fines del siglo XV los Fernández de Heredia
elevaron a Mora con el título de Marquesado y tras la Guerra de Sucesión, como partidaria de Felipe V de Borbón, recibió el título de «Fidelísima» y la flor de lis en su escudo.

Fotos bajadas de la red, si los autores no desean que estén en este espacio, ruego me lo hagan saber y serán retiradas de inmediato


domingo, 26 de marzo de 2017

Ideario


Me da vértigo el punto muerto
Y la marcha atrás,
Vivir en los atascos, 
Los frenos automáticos y el olor a gasoil.
Me angustia el cruce de miradas
Y el obsceno guiñar de los semáforos.
Me da pena la vida, los cambios de sentido,
Las señales de stop y los pasos perdidos.
Me agobian las medianas,
Las frases que están hechas,
Los que nunca saludan y los malos profetas.
Me fatigan los dioses bajados del Olimpo
A conquistar la Tierra.
Y los necios de espíritu.
Me entristecen quienes me venden clínex
En los pasos de cebra,
Los que enferman de cáncer
Y los que solo son simples marionetas.
Me aplasta la hermosura
De los cuerpos perfectos,
Las sirenas que ululan en las noches de fiesta,
Los códigos de barras,
El baile de etiquetas.
Me arruinan las prisas y las faltas de estilo,
El paso obligatorio, las tardes de domingo
Y hasta la línea recta.
Me enervan los que no tienen dudas
Y aquellos que se aferran
A sus ideales
Sobre los de cualquiera.
Me cansa tanto tráfico
Y tanto sin sentido,
Parado frente al mar mientras que el mundo gira.

Francisco M. Ortega, del libro (Cuenta atrás). 

Imagen tomada de la red, si el autor o autora no le agrada que esté en mi blog, por favor, se puede poner en contacto conmigo a través de email y será retirada al momento.

martes, 14 de marzo de 2017

Setenil de las Bodegas

Setenil de las Bodegas es un municipio español de la provincia de Cádiz, Andalucía. Se ha hecho famoso por su pintoresco entramado urbano, declarado Conjunto Histórico, cuyo
centro está incrustado en el tajo formado por el río Guadalporcún a su paso por la ciudad. Forma parte de la ruta de los pueblos blancos, y está conectado a la línea ferroviaria
Bobadilla-Algeciras a través de la estación de Setenil. Se encuentra a una altitud de 640 metros y dista 157 kilómetros de la capital de
provincia, Cádiz. En 2008 contaba con 2.994
habitantes. Según la crónica de Bernáldez sobre la Reconquista, la toma de la villa de Setenil fue fundamental para la corona castellana en su avance hacia Granada,
aunque el sitio de 1407 no proporcionó el fruto deseado. Desde aquel momento, Setenil fue considerado casi inexpugnable, constituyendo una puerta fundamental para la reconquista
del reino nazarí. Desde los tiempos de Juan II de Castilla hasta el reinado de los Reyes Católicos, se produjeron siete sitios (de ahí el nombre de la ciudad, Septem nihil), siendo el
último, el de 21 de septiembre de 1484), el que condujo a la victoria definitiva. Bajo dominio cristiano, Setenil fue declarada villa de realengo, y recibió de los monarcas la Carta de 
Privilegios en 1501, donde se dispuso un elevado número de franquicias y beneficios equiparables a los que en ese momento gozaba Sevilla.Tras los primeros momentos de la
repoblación y el repartimiento de casas y tierras, Setenil comenzó una nueva etapa en la que sus vecinos, un buen número de los cuales pertenecía al estamento hidalgo, tales como las familias Ortiz, Zamudio o Guzmán, vivían de
los cultivos de la vid y los cereales, del aprovechamiento del monte, de la ganadería y de la pesca. 
Durante la Edad Moderna, Setenil avanzó y continuó disfrutando de una
privilegiada situación entre los pueblos de la serranía, sólo alterada ocasionalmente por la presencia de tropas que en diversas circunstancias se aprovisionaron de la villa, con el consiguiente perjuicio económico para sus habitantes. Los setenileños poseían una importante iglesia, un hospital y un seminario que se mantuvo hasta mediados del siglo
XVII. Fue en este siglo cuando, tras numerosos pleitos, consiguieron independizarse de la ciudad de Ronda, por una real pragmática firmada en 1630. La entrada del siglo XIX
estuvo marcada por las luchas guerrilleras de sus vecinos, que unidos a los de otros pueblos de la serranía gaditana, resistieron ante el invasor francés que ocupaba la Península. El
proceso desamortizador no repercutió positivamente en los habitantes de Setenil, y los campesinos, buscando soluciones que paliasen sus dificultades económicas, se unieron a los movimientos sociales que habían empezado a difundirse por la sierra gaditana. En la actualidad, una vez superados los procesos de emigración de la
segunda mitad del siglo XX, Setenil continúa desarrollándose siguiendo sus pautas tradicionales de signo fundamentalmente agrícola, a las que se une el aprovechamiento
turístico de un pueblo que por lo excepcional de su entramado urbano, la belleza de sus alrededores y lo singular de sus festividades se constituye en uno de los más atractivos
municipios de la provincia de Cádiz. Conjunto Histórico-Artístico. El principal atractivo de este municipio lo constituye el mismo pueblo, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1985,
debido a la belleza y originalidad de su entramado urbano. A través de una elevada pendiente, el caserío baja desde el castillo adaptándose al curso del río, lo que le confiere
una singular disposición con diferentes niveles
de altura. En la parte baja los vecinos han aprovechado el tajo creado en la roca por el río para construir sus casas. Se trata de un excepcional ejemplo de un tipo de vivienda
denominado "abrigo bajo rocas" que, a diferencia de otras construcciones semitroglodíticas desarrolladas en Andalucía, no excava la roca, sino que se limita a cerrar la pared rocosa y desarrolla la vivienda de forma longitudinal.

Fotos tomadas de la red. Si el autor o autores no desean que estén publicadas en este espacio, ruego se pongan en contacto por email y serán retiradas al momento.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...