Fondo

viernes, 15 de octubre de 2021

El Albaicín

El Albaicín o Albayzín es un barrio del este de la ciudad española de Granada, en la comunidad autónoma de Andalucía. Está situado a una altitud de 700 a 800 m sobre el nivel del mar. Se comenzó a poblar en época íbera, y existió poblamiento disperso romano. No
hay datos de asentamiento islámico anterior a la llegada de los bereberes ziríes, por lo que se supone que la ciudad se abandonó desde el final del imperio romano hasta la fundación del reino zirí (1013) que fue cuando se rodeó de murallas (Alcazaba Cadima).
Según algunos lingüistas debe su nombre actual a los pobladores de la ciudad de Baeza que, desterrados de ella tras la batalla de las Navas de Tolosa, se asentaron en esta zona de Granada fuera de las murallas existentes. Otros lingüistas aseguran que el topónimo viene
del árabe al-bayyāzīn (en su pronunciación granadina con imala, al-bayyīzīn), que significa el arrabal de los halconeros. Sin embargo, el hecho de que en Andalucía existan muchos otros barrios con ese nombre, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Alhama de Granada,
Salobreña y Huéneja (Granada), Antequera y Villanueva de Algaidas (Málaga), Baena (Córdoba), Porcuna y Sabiote (Jaén), y Constantina (Sevilla), pone muy en duda esa tesis.[cita requerida]. También existen barrios con esta denominación en otras partes de España,
como en Campo de Criptana (Ciudad Real), fruto de la expulsión de los moriscos tras la Rebelión de las Alpujarras o en Pastrana (Guadalajara), barrio este creado por Doña Ana de Éboli, para acoger a los moriscos del Reino de Granada. Lo cierto es que albaicín indica
siempre un barrio en altura y con un poblamiento peculiar desvinculado del resto de la ciudad. El hecho de que en el siglo XXI este barrio no sea propiamente un arrabal no significa que en la Edad Media no fuera considerado como tal. Constituye uno de los núcleos
antiguos de la Granada musulmana, junto con la Alhambra, el Realejo y el Arrabal de Bib-Arrambla, en la parte llana de la ciudad. Antes de la conquista musulmana de la península ibérica, en lo que hoy es la ciudad de Granada y sus alrededores existían tres pequeñas
poblaciones: Sin embargo, tras estos enunciados clásicos, la investigación arqueológica actual, sitúa Madinat Ilbira en Atarfe hasta el siglo XI que se traslada la ciudad al Albaicín tras la caída del califato y la situación de inseguridad que genera. Los habitantes de
Ilbira se someten como clientes a los sinhaya y a los ziríes y se decide el traslado de la capital de la Cora de Elvira a la colina del Albaicín. En el 756 ya están los árabes en la península. Es la época del Emirato Independiente. La población árabe se manifiesta en dos
núcleos: el Albaicín y la Alhambra. Este barrio tuvo su mayor influencia en la época de los nazaríes. El Albaicín mantiene la trama urbana del periodo nazarí, con calles estrechas, en una intrincada red
que se extiende desde la parte más alta (San Nicolás) hasta el curso del río Darro y de la calle Elvira, que se encuentran en Plaza Nueva. El tipo tradicional de vivienda es el carmen, compuesto por una vivienda exenta rodeada por un alto muro que la separa de la calle y
que incluye un pequeño huerto o jardín. Fue característico de dicho barrio la canalización y distribución del agua potable a través de aljibes; en total se han podido constatar unos 28; de los cuales, una gran mayoría se conservan pero no siguen en uso debido a que sus
canalizaciones se han roto con el paso del tiempo. En 1994, el Albaicín fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco como ampliación del conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife. Fotos bajadas de Internet, si los autores no desean que estén en este lugar, les ruego me lo hagan saber y serán retiradas de inmediato. Gracias.




jueves, 30 de septiembre de 2021

Castillo de Púbol

 


Queridos amigos, con todo cariño he hecho este montaje de cuando visité el castillo que el genio Salvador Dalí le regaló a su esposa Gala. Espero que os guste.


miércoles, 15 de septiembre de 2021

Oda a la inmortalidad

 

Aunque el resplandor que

en otro tiempo fue tan brillante

hoy esté por siempre oculto a mis miradas.

Aunque mis ojos ya no

puedan ver ese puro destello

Que en mi juventud me deslumbraba

Aunque nada pueda hacer

volver la hora del esplendor en la hierba,

de la gloria en las flores,

no debemos afligirnos

porqué la belleza subsiste siempre en el recuerdo.

En aquella primera

simpatía que habiendo

sido una vez,

habrá de ser por siempre

en los consoladores pensamientos

que brotaron del humano sufrimiento,

y en la fe que mira a través de la

muerte.

Gracias al corazón humano,

por el cual vivimos,

gracias a sus ternuras, a sus

alegrías y a sus temores, la flor más humilde al florecer,

puede inspirarme ideas que, a menudo,

se muestran demasiado profundas

para las lágrimas.  


William Wordsworth

Poema y foto bajado de Internet, si alguien no desea que estén en este espacio, ruego me lo hagan saber y seran retiradas de inmediato. Gracias.





 


miércoles, 1 de septiembre de 2021

Peñalba de Santiago

 

Peñalba de Santiago es una localidad y pedanía del municipio de Ponferrada, en la comarca del Bierzo, provincia de León, comunidad autónoma de Castilla y León, España. El pueblo es Bien de Interés Cultural desde 2008 con categoría de
Conjunto Etnológico. Desde 2016 también forma parte de la red de Los Pueblos Más Bonitos de España. Situada en la comarca tradicional de Valdueza, dista de la capital municipal 17,5 km. El pueblo está situado a 1100 metros de
altitud, próximo al Morredero y al Pico Cabeza de la Yegua. Saliendo de Ponferrada por el barrio de Puente Boeza se coge la carretera de San Lorenzo del Bierzo en dirección a San Esteban de Valdueza. Al llegar al cruce justo antes de
este pueblo se coge el desvío de la izquierda continuando por una carretera estrecha y sinuosa. Tras atravesar Valdefrancos y San Clemente de Valdueza comienza una carretera de alta montaña que, tras franquear otro cruce
que a mano derecha se dirige a Montes de Valdueza, lleva directamente hasta Peñalba de Santiago, donde termina la carretera. En el siglo VII San Fructuoso hizo en este lugar un pequeño oratorio. Después San Valerio amplió el edificio
y en 895 San Genadio, presbítero, lo restauró. San Genadio en su autobiografía conservada en un documento llamado Testamento (919), cita que después de San Pedro de Montes y San Andrés: Fue fundado a principios del siglo X
y la iglesia debió de ser obra de sus sucesores abaciales. Después de abandonar el Obispado de Astorga, Genadio se retiró a Peñalba, donde vivió 19 años más, siendo enterrado en el contra-ábside occidental de la iglesia hasta el siglo
XVI, en el que la Duquesa de Alba trasladó sus restos a Villafranca del Bierzo y posteriormente a Valladolid. A mediados del siglo XIII, Alfonso IX cede todos los bienes del monasterio al cabildo catedralicio de Astorga. A partir
de ese momento desaparecen las noticias relativas al monasterio, perdurando las referentes a la iglesia. Desde entonces Peñalba de Santiago se ha mantenido ciertamente aislado y con una población dedicada íntegramente a la
ganadería y a las cosechas. No sería hasta la segunda mitad del siglo XX cuando empezaría a despertar interés por su arquitectura rural y su entorno, que fue declarado «Paraje Pintoresco» por decreto del 6 de junio de 1969. En 2008
fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Etnológico y desde 2016 también forma parte de la red de Los Pueblos Más Bonitos de España. 
El conjunto urbano es un ejemplo de la arquitectura rural de El Bierzo
en buen estado de conservación, sobre el que se ha incoado expediente para su elevación a rango de conjunto histórico-artístico. La Iglesia de Santiago de Peñalba es una joya de la arquitectura mozárabe del siglo X. Fue fundada por San
Genadio, ermitaño que se retiró a una cueva próxima al pueblo, tras ser obispo de Astorga. Fotos bajadas de Internet, si los autoras no desean que estén en este espacio, ruego me lo hagan saber y serán retirada de inmediato. Gracias.



martes, 13 de julio de 2021

¡Felices vacaciones!

 

Queridos amigos: como me encanta hacer fotos de los amaneceres y atardeceres en mi ciudad (o en otros lugares que visite) en este caso son de donde vivo, con ellas os deseo muy felices vacaciones que las disfrutéis al máximo cada uno dentro de sus posibilidades. Si os parece nos escribimos de nuevo en septiembre. Abrazos y besos para todos. 



miércoles, 30 de junio de 2021

Casa Lleó i Morera

 

La casa Lleó Morera es un edificio modernista obra del arquitecto Lluís Domènech i Montaner situada en el paseo de Gracia  de Barcelona. El proyecto fue un encargo hecho en 1902 por Francesca Morera para reformar la antigua Casa Rocamora del año 1864, que

albergaba la Sociedad de Fomento del Ensanche. Después de su muerte en 1904, su hijo Albert Lleó i Morera continuó las obras y dio nombre al edificio. La obra finalizó el 10 de marzo de 1905. 
Es uno de los tres edificios hechos por grandes arquitectos modernistas —
Gaudí, Puig i Cadafalch, Domènech i Montaner— que forman parte de la llamada Manzana de la Discordia, junto a la casa Batlló y la casa Amatller. La casa Lleó Morera es la única que consiguió el premio del Concurso anual de edificios artísticos otorgado por el
Ayuntamiento de Barcelona, en concreto en la edición de 1906. 
Se trata de una magnífica obra modernista, que Lluís Permanyer califica como «un Palacio de la Música Catalana a escala reducida». Cabe destacar el trabajo llevado a cabo por maestros y artesanos que, bajo
la dirección de Domènech i Montaner –arquitecto- y las directrices de Gaspar Homar –decorador-, permitieron la gran riqueza interior. De entre los más de 40 artistas y artesanos que participaron en la obra, destacan los trabajos de: 
Eusebi Arnau i Mascort , uno de los
escultores más destacados del Modernismo. En la Casa Lleó i Morera realizó las esculturas de la fachada, hoy desaparecidas tras una reforma del edificio el año 1943, que representaban unas figuras femeninas abrazadas a una vasija. También esculpió los relieves
escultóricos del recibidor del piso principal, donde se representa la canción popular de “La Dida del niño-rey”. 
Lluís Bru i Salelles fue mosaiquista y escenógrafo. En la Casa Lleó i Morera trabajó las cerámicas y mosaicos de la escalera y el piso principal. Mario
Maragliano  fue un musivario italiano que vivió en Barcelona. En la Casa Lleó i Morera trabajó los mosaicos de los suelos, junto con Lluís Bru. 
Antoni Rigalt i Blanch fue pintor, dibujante y vidriero modernista. En la Casa Lleó i Morera realizó los vitrales, destacando
la monumental vidriera que ocupa la parte posterior de la casa con la representación del árbol de la vida. 
Antoni Serra i Fiter  fue pintor y ceramista, convirtiéndose en el ceramista por excelencia del modernismo. Una de sus obras más destacadas la realizó en la Casa
Lleó i Morera, dónde trabajó los arrimadores cerámicos y mosaicos que encontramos en el comedor y que representan escenas del campo. 
Gaspar Homar fue decorador y ebanista. En la Casa Lleó i Morera diseñó el conjunto de mobiliario decorado con vidrios
emplomados, marquetería y tallas de madera. Actualmente el mobiliario de la casa se encuentra depositado en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. 
Josep Pey  fue decorador, dibujante y pintor. Trabajó decorando las marqueterías del mobiliario diseñado por
Gaspar Homar. En la Casa Lleó i Morera colaboró realizando los dibujos de las marqueterías del mobiliario. 
Alfons Juyol  fue escultor especializado en su aplicación a la arquitectura. En la Casa Lleó i Morera participó en parte de la escultura de la fachada y el interior, y
en la decoración del templete que corona la casa. 
Joan Carreras  fue escultor y tallador, y gran colaborador de Gaspar Homar. En la Casa Lleó i Morera participó en la talla de la Adoración de los Reyes de la campana de la chimenea del salón. Considerada una de las mejores
obras modernistas por la intensa aportación artística de los mejores artesanos de la época, fue víctima del odio que los novecentistas profesaban hacia el estilo anterior. En 1943, el arquitecto Raimundo Durán Reynals firmó un proyecto de reforma de la planta baja
proyectado por el arquitecto madrileño Francisco Ferrer Bartolomé por encargo de la firma Loewe para abrir una tienda, que comportó la pérdida definitiva de las ventanas modernistas y de las esculturas de Arnau de las damas modernistas con jardineras de la planta baja,
destruidas a golpe de pico en la misma acera. Las cabezas las recuperó el portero de la finca, que más tarde las vendió a Salvador Dalí, quien las emplazó en el muro del patio de su Teatro-Museo de Figueras. La casa Lleó Morera permaneció en manos de la familia hasta el año 1943, cuando se vendió el edificio a la Sociedad
Mercantil Bilbao y, a su vez, esta compañía aseguradora lo hizo unos años después, en 1983, a la Mutualidad General de Previsión Social de la Abogacía de Madrid. Posteriormente fue vendida al Grupo Planeta. 
El hecho de que la familia conservase la propiedad tres generaciones, favoreció el mantenimiento de los rasgos más
distintivos del interior del edificio –los delicados elementos ornamentales inspirados en las líneas sinuosas y en la naturaleza, desarrollados en los más diversos materiales gracias a la intervención de maestros y artesanos. 
Entre 1986 y 1988 el arquitecto Óscar Tusquets se encargó de la restauración del resto del edificio, y restituyó los pináculos y el
templete de la cornisa, que había sufrido graves destrozos por el fuego de ametralladoras durante la guerra civil española de 1936. En 1992 se llevó a cabo una nueva restauración con la recuperación de elementos arquitectónicos de la fachada. En 2006 el Grupo Núñez y Navarro adquirió la Casa Lleó Morera e inició el proyecto de rehabilitación y recuperación arquitectónica.
Fotos bajadas de Internet, si los autores no desean que estén en este espacio ruego me lo hagan saber y seran retiradas de inmediato, gracias.